activacion conductual 27 May 2022
Activación conductual

POR: Psiconómada

Depresión / Noticias

Comentarios: 1 comentario

La activación conductual es una forma de terapia psicológica enfocada en el tratamiento de la depresión como alternativa a la desmedicalización (antidepresivos) del mismo trastorno. ¿Pero de qué trata específicamente y porqué nace esta iniciativa?

¿Qué es activación conductual?

La activación conductual (AC) es un tipo de psicoterapia que tiene su origen en el estudio de los componentes de la Terapia congnitiva (TC). La TC se divide en dos técnicas: las conductuales y las cognitivas, siendo estas últimas las que constituyen el componente primario de la terapia contra la depresión, dado a que el modelo cognitivo para este trastorno, apunta a que, quienes lo padecen, presentan ciertos esquemas cognitivos, como creencias o asunciones sobre diferentes eventos o situaciones de la vida, tomando interpretaciones negativas al respecto, (conocidas como distorsiones negativas y pensamientos automáticos de la misma índole). Lo que a su vez lleva a las personas hacia las conductas depresivas, entendiéndose como el bajo estado de ánimo y actividad.

El desarrollo de TC, tiene como primer paso aplicar técnicas conductuales y posteriormente técnicas cognitivas, la primera enfocada a los pensamientos
automáticos y la otra hacia las creencias subyacentes. Si bien la TC empieza el tratamiento con técnicas conductales, su eficacia es atribuída a las cognitivas.

Aplicación de la activación conductual (AC)

Es común que se desarrollen numerosas terapias para la depresión, pero lo que ha llevado a la activación conductual (AC) a ser una de las más eficaces y de mayor impacto, es que tiene una fuerte posición ante el uso de medicamentos en el tratamiento del trastorno, lo que pone en entredicho las prácticas clínicas contra la depresión. En el transcurso del tiempo y estudios, la AC ha demostrado ser más eficaz que la TC y mucho más eficiente que la medicación para la depresión mayor.

Para la aplicación de la activación conductal, es necesario tener en cuenta cuatro puntos vitales para su desarrollo: evitación conductual, contexto terapéutico, la disrupción de rutinas y el afrontamiento pasivo.

Evitación conductual:

La depresión se constituye como una forma misma de evitación. La evitación de la que se trata en este punto no es un asunto de intención, como lo podría ser, que el paciente pase todo el día en la cama para no ir a trabajar, sino de
funcionalidad, tal que haciendo eso no arregla la situación. la evitación conductual mantiene al paciente fuera de las condiciones de las que podría alcanzar una mejoría, a la vez que pueden meterlo en todo un círculo auto-reflexivo.

El contexto terapéutico:

Así, como para casi todas las psicoterapias, el contexto de la relación terapéutica es un punto de suma importancia. La activación conductual no sólo requiere una colaboración entre las partes como en la terapia congnitiva, en la AC es necesario el contexto extra-clínico, tomando la propia relación
terapéutica como contexto propiamente terapéutico, como en la psicoterapia analítica funcional. Siguiendo esta línea, es prácticamente un requisito del terapeuta de AC, considerar más que el contenido de lo que expresa el paciente, la función de las verbalizaciones que utiliza. Por ejemplo, cuando un cliente usa la expresión  ‘Me siento solo’ puede tener una función de ‘mando’, en terminología skinneriana, que demanda efectivamente determinada atención social o puede tener también la función de evitar el tema del que se estaba hablando.

” En general, es mejor estimular conversaciones acerca de actividades prácticas que alimentar conversaciones acerca de quejas reiteradas sobre la vida.” (Pérez Alvarez, Marino, 2007)

La disrupción de rutinas:

Cuando hay una disrupción de rutinas de la vida cotidiana, por la general se precede de un episodio depresivo. La AC plantea establecer rutinas que logren estabilizar el ritmo de vida del paciente

El afrontamiento pasivo:

Dado que el afrontamieto pasivo acompaña a la situación depresiva, la activación conductual propone un papel activo desde el comienzo de la terapia con los pacientes, es decir, no le hace sentir a las personas deprimidas que están en el papel pasivo, a la esperar de estar bien para poder actuar, lo que propone la AC es poder actuar para sentirse bien.

La actuación conductal se clasifica como un tratamiento ideográfico, por tanto, no se rige bajo un esquema protocolizado de sesión-por-sesión. Aún así, la lógica del tratamiento permite una aplicación bien estructurada sin dejar de ser flexible.

¿Qué tiempo dura la activación conductal?

La duración del tratamiento es apróximado a 24 sesiones, aunque existen modalidades más breves, entre 6-12 sesiones. El desarrollo del tratamiento pasa
por varias etapas, comenzando -como otras psicoterapias-, por el establecimiento de la relación terapéutica colaboradora, reiterando que en la actuación conductal se procura mantener un equilibrio entre la atención a las preocupaciones del paciente y la adhesión a los objetivos y técnicas del tratamiento.

En este punto, el terapeuta debe presentar un entendimiento de la situación actual del paciente y hacer preguntas que lo conduzcan al descubrimiento de los patrones conductuales que han llegado a causar problemas.
Una vez entrado en este contexto, el terapeuta encamina y enseña al paciente a analizar la depresión en términos contextuales.

ACTIVACION CONDUCTUAL
Activación conductual – modelo de depresión presentado al paciente. ((Pérez Alvarez, Marino, 2007)

Aliciente: Aspecto positivo de algo, que sirve de estímulo y mueve a una persona a realizar una acción o a actuar de determinada manera.

¿Qué técnicas utiliza la activación conductual?

El sentido del modelo es entender el circulo en el que termina por ser la depresión y encontrar la forma de salir de él. Se trata de entender la ‘trampa’ de la depresión y de volver al ‘camino’ a través de la ‘acción’. La AC utiliza tres acrónimos de palabras inglesas que significan ‘trampa’ -> TRAP, ‘camino’ -> TRAC(K) y ‘acción’ -> ACTION.

Lo más importante, es mantener la monitorización contínua de la actividad, mediante cualquier medio (sean registros sistemáticos, diarios, diálogos o narrativas) con el fin de que el paciente pueda poner en contexto la estrecha relación de lo que siente, con lo que hace y con lo que ocurre en su ambiente.

Otras técnicas que suelen ser utilizadas:

  • Tareas graduales,
  • Ensayos verbales de las tareas propuestas,
  • Manejo de eventos situacionales,
  • Ensayos sobre la conducta
  • Estrategias de activación,
  • Entrenamiento enfocado en superar o mejorar el déficit de habilidades
  • Terapia de pareja (dado el caso)
  • Atención plena o mindfullness
  • Terapia de aceptación, etcétera.

Si estás pasando por un momento difícil y la depresión es la causa de tus males, no dudes en contactarnos para empezar la terapia de activación conductual con nuestros profesionales especializados.

Empieza hoy mismo a sentirte mejor

 

1 comentario

Deja una respuesta

Side bar
Habilitar Notificaciones Si No, gracias