boreout 06 Jul 2021
¡Me aburro en mi trabajo!

POR: Psiconómada

Ansiedad y estrés / Psicología general

Comentarios: No hay comentarios

 

Estrés laboral vs Boreout

Según la Fundación Europea para la Mejora de las Condiciones de Vida y Trabajo (Eurofound), el estrés afecta alrededor de un 28% de los trabajadores europeos.

Aún así, a nivel social el estrés no se considera como una enfermedad laboral, por el contrario, puede llegar a tener buena reputación, al punto de que gran parte de las personas asocia imágenes mentales de estrés con personas súper trabajadoras, comprometidas y responsables con sus deberes, incluso puede llegar a ser atractivo o sexy el hecho de pensar en alguien que está a tope de trabajo y ocupado gran parte del día, cosa que no sucede si de ocio o tiempo libre se habla.

Es más común escuchar que tan estresados están lo colegas, amigos o familiares por el trabajo, que los que poca exigencia tienen en el mismo. Alrededor de del 20% de la población de trabajadores europeos padecen de fatiga crónica a causa de sobrecargas laborales y tensiones continuadas. Pero la otra cara de la moneda está en el gran porcentaje de personas que tienen tiempo de sobra, poca cargas laborales y baja exigencia por parte de los empleadores, llevando a la pérdida de interés por el trabajo, insatisfacción, y aburrimiento constante, denominado también como boreout (aburrimiento crónico en el trabajo)

ESTRÉS LABORAL VS BOREOUT
Diferencia entre estrés laboral y Boreout

¡Me aburro en el trabajo! 

Para por un momento y responde a estas preguntas ¿Me interesa mi trabajo? ¿He llegado al 100% de mi capacidad o me la han exigido? ¿Tengo muchas horas libres? Son muchos los que al leer esto se sientan identificados, pero pocos los que realmente lo admitan. Aquí juega de nuevo el ambiente social, porque exponer de manera abierta que sobran horas de trabajo, que no es exigente, o que poco nos interesa, está mal visto. Además se corre con el riesgo de que esas palabras lleguen al jefe inmediato y haya alguna sanción o sumen actividades extra a la jornada de trabajo…Aunque bien, esa puede ser la solución al aburrimiento laboral.

Pero es contradictorio así no lo parezca, porque quien padece de boreout, no quiere trabajo extra ni más complicado, porque ello implica más esfuerzo, dedicación y mayor energía para llevarlo acabo. Así que prefiere seguir avanzando en otro tipo de actividades mientras disimula estar ocupado y siempre está atento a cambiar la página web cuando alguien se acerca. Quien vive este mal, entra en el bucle de elaborar estrategias para parecer ocupado, mientras desperdicia el tiempo o avanza en algo totalmente diferente al trabajo.

¿Cómo empieza el boreout?

Al comienzo, la persona ve su tiempo muerto como algo reconfortante para poder avanzar en sus temás de interés, pero el cúmulo de horas muertas que ha sacado de la jornada de trabajo para dedicarlas a sus proyectos personales, al ocio y demás, va generando con el  tiempo angustia, tensión y la sensación de desazón porque debe vivir pendiende de que nadie lo vea perdiendo el tiempo y de elaborar constantemente estrategias que le permitan seguir en el bucle, generando por último tensión laboral, por contradictorio que parezca.

“Hacer menos de lo que podemos hacer o limitarse a lo estrictamente necesario, produce desequilibrio en la autoconfianza, afecta negativamente las capacidades y el autoestima empieza a decaer”

jugando en el trabajo
Jugando en el trabajo – Boreout

El boreout es un proceso lento y silencioso que casi nadie se da cuenta cuando lo empieza a padecer y es catálogado como “el nuevo síndorme laboral”

¿El boreout afecta más a uno a que a otros?

Este nuevo síndrome no afecta todos los entornos laborales. En trabajos como ser cajero, mecánico, cotero o mesero, será muy difícil poder encontrar alguien disimulando su trabajo mientras se ocupa en otra actividad. Asimismo, si la persona trabaja en su propio negocio, es improbable que se desarrollen estrategias para ocultar el trabajo de sí mismo. Pero si el trabajo está oriendo al sector servicios, es altamente problable encontrar el boreout como común denominador de los trabajadores, no todos, pero si un alto porcentaje… ¿Por qué?

Gran parte de quienes padecen este síndrome no tienen alineados sus intereses personales con el puesto de trabajo que ocupan o porque no es afín con la carrera estudiada, en pocas palabras, están en la ocupación laboral equivocada. En la mayoría de casos esta situación es motivada por presiones externas como, los padres, circulo social, seguridad o estabilidad laboral, deudas, perspectivas salariales, etc… ¿Cuántos potenciales músicos, escritores, deportistas y artistas están trabajando como comerciantes, cajeros, repartidores o empleados de una oficina sintiéndose mediocres? Son muchas las opciones que hay para formarse en aquello que a alguien le gusta, pero es primordial tener una vocación clara, para ello, se debe indagar meticulosamente y con mucha curiosidad cuáles son los intereses que verdaderamente llaman la atención, para no correr el riesgo de caer en la ocupación equivocada.

dudas
Dudas sobre el puesto de trabajo

Asimismo, el boreout afecta a quienes tienen alineados sus intereses con el puesto que ocupan, pero puede que el lugar o empresa no sea la más indicada porque hay un mal jefe, no se siente un verdade liderazgo, hay metas inestables, el equipo de trabajo no está compenetrado, entre otras. O puede ser que el ritmo de trabajo y crecimiento de la empresa no sea acorde con la forma en la que trabaja el individuo. En últimas…

“Se hace lo que se quiere, pero no donde debería”

Se puede presentar el caso de estar en el puesto de trabajo correspondiente a la carrera afín, pero desarrollar funciones que no son del total agrado. Por ejemplo, alguien graduado de diseño que le apasione desarrollar el branding de pequeños negocios y empresas, ha sido contratado para generar piezas en las redes sociales y flyers publicitarios. El puesto es acorde a la carrera, pero las funciones son diferentes a lo que se quiere realmente. Esto es causante de gran desinterés y aburrimiento constante.

Las prioridades laborales

Hay que dejar en claro que, si bien, el propósito es apuntar hacia aquello que permita la autorealización y crecimiento personal, se debe tener como prioridad las necesidades básicas (salud, vivienda y alimentación). No es beneficioso perder oportunidades poniendo nuestras ambiciones por encima de las necesidades. El crecimiento se da poco a poco, tomar aquellas oportunidades que generen estabilidad son cruciales para acercarnos a lo que más queremos y de esa manera llegar a la meta de la realización, siempre y cuando no se pierda de vista el camino.

Existen casos en los que hay un cambio de interés o aspiración en una etapa avanzada de crecimiento laboral y personal, pero que desgraciadamente es visto con recelo. Puede que un ingeniero deje la empresa en la que ha trabajado como programador por 5 años para ser barista, o el abogado que dejó el oficio para ser chef. Estos y muchos otros casos son tildados como actos de fracasados y excéntricos. Porque no se juzga por la felicidad o tranquilidad de quien toma la decisión de hacerlo, sino por la extrañeza que los juicios propios provocan.

Cambio de carrera
Cambio de ocupación

Entonces ¿Qué hacer?

En este punto de lectura, si te has indentificado con el boreout, con lo mencionado anteriormente, es momento para ser consciente y honesto consigo mismo a partir de ahora. La situación puede ir a declive provocando una larga angustia profesional con el paso del tiempo. Está en nosotros tomar decisiones y buscar soluciones.

La condiciones que generan un empleo como el ingreso y estabilidad son sumamente importantes, pero el propósito y sentido de lo que hacemos es todavía mayor. Como se mencionó anteriormente, no perder de vista el camino es fundamental para no desviarnos de lo que nos apasiona. La satisfacción y reconocimiento son necesarios para la motivación personal y crecimiento laboral. Es normal encontrar personas que permiten perjucios hacia ellos y no logran pensar en mejorar la ocupación o cambiar de puesto de trabajo porque “hoy en día es una suerte tener empleo” Pero tal argumento no es impedimento u obstáculo para tomar responsabilidad sobre la propia felicidad laboral en lugar de la estabilidad y recompensa económica.

Responsabilidad vs victimismo

Tomar consciencia y responsabilizarnos es el primer paso para empezar el cambio. Una vez tomado este primer paso, se tiende a culpabilizar factores externos, empezando por la queja que, provoca sensaciones negativas e improductivas para finalmente limitarnos a las posibilidades de intervención. “Mi jefe no sabe coordinar el equipo”, “no hay metas claras”, “La situación está muy difícil como para dejar el trabajo”, “no tengo tiempo para buscar otro empleo”

Actuando desde la esfera personal, poco a poco se nos abrirán posibilidades de acción para conducirnos a situaciones más satisfactorias, así al comienzo parezca lo contrario, porque siempre que se empieza a hacer algo nuevo o diferente a la rutina, cuesta acostumbrarse. El proceso puede ser más llevadero si se logra indagar cuales son los más profundos intereses, habilidades y necesidades actuales para iniciar una genuina transición profesional.

Si damos vía libre a nuestras verdaderas inclinaciones, probablemente nos descarten de muchos procesos, pero los puestos para los que no nos aparten, se adaptaran mucho mejor a nuestras necesidades y por lo tanto serán mucho más satisfactorios. Trabajamos una parte demasiado grande de nuestra vida para entregarla a la inercia del desinterés y el aburrimiento. Ponga manos a la obra.

Te puede interesar: Entrenar la mente

Deja una respuesta

Side bar
Habilitar Notificaciones    Si No, gracias