Services

ADICCIONES

La adicción es el resultado del intento de una persona de autogestionar sus sentimientos o sus vivencias personales mediante el uso de sustancias o de comportamientos.

Llegan ahí por una necesidad inmediata de sentir algo diferente a lo que normalmente sienten. Puede que consuman para calmarse, consolarse, aliviarse, tranquilizarse, relajarse, estimularse, activarse, o empoderarse, entre otros motivos. El hecho de que al principio sea muy efectivo para modificar el estado de ánimo, la percepción y las vivencias, hace que las personas sientan el impulso de repetir la experiencia.

Convertirse en un acto repetitivo, comportamiento habitual que caracteriza la adicción, señala el comienzo de una relación de consumo reiterado con la sustancia o con el comportamiento.

Si bien al comienzo la persona siente que tiene el control sobre las sustancias que consume o sus comportamientos, a medida que la relación se intensifica, el comportamiento se perpetúa. Como consecuencia, la adicción toma el control. A medida que ésta gana fuerza, las funciones del cerebro se van adaptando, lo cual explica en parte por qué resulta tan complicado dejar de consumir.

Independientemente de cómo comenzó la adicción, llega un momento en el que el consumo de la persona continúa, simplemente porque se ha enganchado. Realmente es como un círculo vicioso. El ansia por evitar las sensaciones tan incómodas derivadas de no consumir (o del síndrome de abstinencia), les impulsa a continuar consumiendo. Se enzarzan en una lucha inútil y desesperada por controlar la adicción.

A medida que la adicción se apodera de su cuerpo, mente y alma, las dañinas consecuencias hacia uno mismo y hacia otros, como sus propios familiares, se multiplican y se intensifican. A pesar de ello, las personas tienen enormes dificultades para enfrentarse a ello y para parar. Aun teniendo todavía capacidad para ello, no son capaces de tomar una decisión y mantenerla.

Característica

Una de las características que define la adicción es que perdura pese a la creciente evidencia del daño que provoca. Esto incluye el riesgo real de morir. De hecho, inherente a la adicción es el autoengaño del que la padece, creyendo que las cosas no están tan mal como realmente lo están.

No obstante sigue existiendo la posibilidad de recuperarse. Es importante alentar a los adictos a reconocer que hay ayuda disponible para ellos, y ayudarles a que accedan a esa ayuda.

Aparte de las adicciones a sustancia tóxicas (alcoholismo y drogodependencia), existen múltiples adicciones a:

  • Nuevas tecnologías (tecnofilia).
  • Sexo (ninfomanía).
  • Apuestas (ludopatía).
  • Videojuegos.
  • Móvil (nomofobia).

Síntomas

Los síntomas de la patología variarán según la adicción que sufra el paciente y de sus características individuales de personalidad. De todos modos, existen diversos signos comunes en la mayoría de casos de adicción:

  • Pérdida de control del uso, con episodios de uso compulsivo que afectan a la vida en general de la persona.
  • Estado de ánimo triste.
  • Irritabilidad.
  • Deterioro de la calidad de vida.
  • Negación o autoengaño.
  • Ansiedad.
  • Obsesión.
  • Inquietud o preocupación excesiva.
  • Insomnio.
  • Sentimiento de culpabilidad.

¿Cuáles son las causas de una adicción?

Las causas a una adicción son múltiples e interaccionan de una forma compleja que desemboca en el desorden adictivo. Las causas son distintas a cada paciente, por lo que se debe individualizar cada caso y realizar un estudio de su historia personal y familiar, para poder realizar el diagnóstico más adecuado.

Los factores de personalidad tienen un papel fundamental en el desarrollo de una adicción. Hay algunas características concretas, como la dificultad para gestionar los sentimientos propios o la baja tolerancia a la frustración, que facilitan el desorden adictivo.

Si crees que la adicción es la responsable de tus problemas de salud, debes consultar a tu médico de confianza.

 

Habilitar Notificaciones    Si No, gracias